Portada » Historia del fútbol femenino: etapas clave de su desarrollo

Historia del fútbol femenino: etapas clave de su desarrollo

La historia del fútbol femenino: etapas clave de su desarrollo

¿Le interesa la historia del fútbol femenino? ¿Quiere saber más sobre sus orígenes? Más que un juego, el fútbol femenino ha pasado por muchas pruebas y tribulaciones para convertirse en el deporte que conocemos hoy. En el resto de este artículo encontrará más información sobre las etapas clave de su desarrollo.

La historia temprana del fútbol femenino

Las inglesas son pioneras en el fútbol femenino

Los primeros partidos de fútbol femenino se jugaron en Inglaterra. El 9 de mayo de 1881, un equipo inglés y otro escocés se enfrentaron en Edimburgo. Por desgracia para ellas, el periódico que cubría el evento sólo se interesaba por sus trajes. Se contentó con describirlos, dejando de lado el juego de las jugadoras.

Este fue el comienzo del fútbol femenino, que poco a poco atrajo a más gente. Pero los problemas se estaban gestando para las jugadoras. En Glasgow, una semana después del primer partido, más de 5.000 espectadores se abalanzaron sobre el terreno de juego antes del final de un partido e insultaron a las jugadoras. Se vieron obligadas a esconderse en un bus hasta que la policía intervino.

Las mujeres inglesas también fueron pioneras en la creación de clubes femeninos. El British Ladies Football Club se fundó en 1895 y abrió el camino a la democratización de este deporte. Durante la Primera Guerra Mundial, las mujeres suplieron la ausencia de soldados en el frente y los sustituyeron en la industria. Tenían más responsabilidades y más libertad, lo que les permitía prosperar en el fútbol. Entre 1915 y 1918, se formaron más de 150 equipos y hubo 750.000 afiliadas.

Esta revolución del fútbol femenino continuó en la década de 1920. El equipo inglés Dick Kerr Ladies hizo que este deporte fuera cada vez más popular y contribuyó en gran medida a su popularidad mundial.

El fútbol femenino en Europa

En 1917, el fútbol femenino cruzó el Canal de la Mancha y llegó a Francia. El club parisino Fémina Sport organizó el primero de muchos partidos. Entre 1918 y 1932 se organizaron 14 ediciones y se ganaron 11 títulos. Fue durante este periodo cuando el fútbol femenino se extendió por todo el país. Gracias a las giras y a los partidos de exhibición, los equipos de Fémina lo hicieron accesible y se crearon clubes en todas partes. El primer campeonato de París se organizó en 1922, con la participación de 18 equipos, y el evento fue un éxito.

Sin embargo, el fútbol femenino seguía siendo objeto de prejuicios. Tenía que cumplir unas normas específicas que lo diferenciaban del fútbol masculino. La duración de los partidos es menor, las mujeres tienen que jugar en campos más pequeños y están obligadas a llevar protectores pectorales.

Tras esta época dorada, el fútbol femenino se restringió al final de la Primera Guerra Mundial. El 5 de diciembre de 1921, fue prohibido por la Asociación de Fútbol (FA) de Inglaterra. La Federación Francesa de Sociedades Deportivas Femeninas (FSFSF) siguió su ejemplo y eliminó el fútbol de la lista de actividades supervisadas en 1932. El régimen de Vichy llegó incluso a prohibirla en 1941.

Hubo que esperar a los años 70 para que las federaciones inglesa, francesa, alemana, italiana y australiana volvieran a legitimar el fútbol femenino. Las principales instituciones europeas y mundiales, como la UEFA y la FIFA, no introdujeron las competiciones femeninas hasta 1991.

Los años 70: el punto de inflexión que oficializó el fútbol femenino

Fue la determinación del Stade de Reims la que hizo que el fútbol femenino fuera catalogado como deporte oficial en Francia por la Federación Francesa de Fútbol el 29 de marzo de 1970. Se formó una selección nacional y, al año siguiente, la selección francesa jugó su primer partido. Ese año se registraron 2.000 licencias de fútbol femenino.

En 1971, Inglaterra aportó su contribución al levantar la prohibición de que los clubes masculinos ingleses prestaran sus campos a las mujeres, para que las federaciones europeas pudieran volver a reconocer el fútbol femenino.

La historia del fútbol femenino desde 1990

El fútbol femenino se ha ido democratizando desde los años 90 y casi ha alcanzado el mismo nivel que el fútbol masculino. La Unión Europea de Asociaciones de Fútbol le ha otorgado el derecho a :

  • su Mundial
  • su Euro  
  • sus Juegos Olímpicos
  • su Trofeo de Campeones Femenino.

 

El fútbol femenino ha ganado en visibilidad gracias a estos torneos. Gracias a la FIFA, en 1991 se celebró la primera Copa Mundial Femenina en China y en 2019 la primera Copa Mundial en Francia. Esta competición representa más de un millón de espectadores y más de mil millones de telespectadores, por no hablar de los millones de euros que se han empleado en su financiación y promoción.

El desarrollo de este deporte ha sido considerable en los últimos 50 años: en Francia, 2.170 jugadoras tenían licencia en 1970, 100.000 en 2016 y más de 200.000 en 2020.

“El fútbol femenino goza hoy de una verdadera legitimidad que debe ser preservada de la misma manera que el fútbol masculino”.

¿Cuál es la situación actual del fútbol femenino?

Una feminización de los órganos de gobierno

El fútbol femenino es ahora más diverso. Las jugadoras pueden inscribirse en Francia a partir de la categoría sub6, y se permite la coeducación hasta los 15 años. Pero las mujeres también pueden ser educadoras, gestoras de clubes o árbitros (más de 1.000 árbitros censados por la FFF en 2019).

También tienen la oportunidad de ascender a puestos de mayor responsabilidad. Es el caso de Corinne Diacre, nombrada entrenadora de la selección femenina francesa en 2017. La ex defensora y capitana de los Bleues (121 partidos, 14 goles) es la primera mujer que ha obtenido el BEPF (Brevet d’Entraîneur Professionnel de Football) después de su carrera como jugadora.

El fútbol femenino en guardia

Este deporte ha perdurado y crecido gracias a las mujeres que han luchado contra los prejuicios y han mostrado una determinación inquebrantable:

  • Brigitte Henriques, actual secretaria de la FFF;
  • Elisabeth Bougeard-Tournon, asesora de comunicación de
  • Corinne Diacre;
  • Marilou Duringer, jugadora y luego directora del FC Vendenheim;
    Marinette Pichon, la primera jugadora que cruzó el Atlántico para jugar en la liga americana.

    En Francia, fue en la década de 2000 cuando algunos hombres se adhirieron a la causa: Noël le Graet fomentó la feminización del juego y Aime Jacquet abrió Clairefontaine a las mujeres.

Hoy en día se señala la brecha salarial entre hombres y mujeres y la diferencia en el tiempo de programación televisiva:

Las futbolistas españolas se pusieron en huelga.
Las futbolistas españolas se han puesto en huelga. Las americanas han demandado a su federación por discriminación salarial, una batalla a la que se han sumado muchos hombres.
El 11 de marzo de 2020, contra Japón, Megan Rapinoe y sus compañeras de equipo jugaron con las camisetas al revés para denunciar la brecha salarial entre hombres y mujeres.
La historia del fútbol femenino ha sido construida por mujeres decididas a lograr la igualdad, independientemente de su origen. Han apelado al público y han demostrado lo que pueden hacer a pesar de los prejuicios o de las leyes diseñadas para detenerlos. El fútbol femenino tiene ahora una legitimidad real que debe ser preservada de la misma manera que el fútbol masculino. Esta es la ambición del CF Internacional Granada, que nació de este deseo de diversidad y paridad de género.

Fuentes:

www.fifa.com  | www.fr.uefa.com  |  www.fff.fr

Pourrait aussi vous intéresser :

La historia del fútbol femenino: etapas clave de su desarrollo ¿Le interesa la historia del fútbol femenino? ¿Quiere saber más sobre sus orígenes? Más que un juego, el fútbol femenino…
Loïc | mayo 27, 2021

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *